Busca tus bromas favoritas

sábado, 27 de febrero de 2010

Perjudicando el negocio

Un mendigo llama a la puerta de una casa muy distinguida:- Señora, ¿podría darme unos zapatos viejos?- Hombre, viejos no, mejor se los doy nuevos. Le irán mejor.- Si, eso es verdad, pero usted no sabe lo que perjudicarían a mi negocio.

No hay comentarios: